Necesito un abrazo, un simple abrazo ahora mismo. Que me haga sentir segura, que me haga sentir un poco importante.

Volví a caer, ¿y qué? Ia verdad ahora, ya ni siquiera me molesta.

Yo te ayudo, aunque yo este peor que tú, aunque yo termine mal, tú estarás bien.

Recuerdas cuando no podíamos pasar ni un día sin hablarnos, cómo cambian las cosas, ¿no?

Un solo comentario puede ser causante de años y años de depresión y baja autoestima. Uno solo.

Estoy bien. Bien hundida. Bien decepcionada. Bien vacía. Bien harta. Bien rota. Bien fracasada. Bien inestable. Definitivamente estoy bien.

Me importas, y demasiado, pero tengo un pequeño gran defecto, nunca demuestro las cosas, por eso siempre acabo perdiéndolas.

Ser de esas personas que no saben como decir un “Ayúdame, me estoy sintiendo mal.”

Nunca le puedes pedir a alguien que prometa no volver a cortarse. Porque lo volverá a hacer. Y entonces le dolerá el doble.

- ¿Las escuchas? - ¿A quien? - A las voces de mi cabeza, siempre están ahí recordándome mis errores.